sábado, 16 de enero de 2010

El año en que nos creímos ricos

Cada uno tuvo su experiencia particular con este hecho pero casi todos coinciden en que fue en 2007 el año en que la gente se creyó rica. Ayer me preguntaban cuánto costaba mi reloj y dije "eran tiempos de opulencia” y me quedé unos segundos recordando aquel maravilloso 2007. Como comercial que soy, o mejor dicho, puto comercial, vivía por y para las ventas que entraban continuamente casi sin despeinarse y como yo, muchos otros comerciales se creyeron los mejores vendedores del mundo sin recordar a Paco Martinez Soria intentando vender los jerseys Cangrejus en aquella película. El dinero corría y muchos días llevaba en la cartera casi el dinero que Mario Conde declaró que llevaba en la suya. Pude hasta quitarme la hipoteca de un plumazo pero casi me endiñan una de 500000 euros a la que me negué, en un ataque de lucidez. La verdad es que yo siempre mantuve un buen nivel de ahorro controlando los gastos internos de mi unidad familiar pero llegaban las vacaciones, el cambio de coche, obras en casa... Eso si, siempre pagué al contado todo. Aún así, lo ahorrado fue a parar a Washington Mutual, la primera caja de ahorros de EEUU, a Citigroup, el mayor banco del mundo por activos en aquel entonces y llegué a preocuparme mas del dividendo que de la revalorización del valor. Jugué fuerte, muy fuerte y unas veces perdí y otras gané ganando un 20% en un día o perdiendo un 98% en otro. Desde el 94, viví algún momento parecido a este pero nunca igual y la verdad es que es una gozada sentirse rico, siempre que uno se sienta rico cuando tiene mas dinero del suficiente para vivir. David Plaza