sábado, 8 de enero de 2011

2011, año del desaXtre "con "X"

En este principio de año, las cosas, lejos de calmarse, están empeorando en nuestro país; la prima de riesgo sube cada día al calor de nuevas informaciones sobre deudas de cajas de ahorro y elementos extraños en los balances de las entidades financieras; ya estamos a unos niveles de riesgo de impago de deuda pública similares a los un país como Irak.
Cada día que pasa me acuerdo mas del profesor de Macroeconomía de la facultad que nos explicaba las formulas sobre cómo alterar los niveles de inversión, tipos de interés...
Deshice mis posiciones en Nyesa con pérdidas porque no es buena hora para estar en chicharros y el Ibex puede caer mas, mucho mas, como se siga evaporando la inversión extranjera en nuestro país. Ya tenemos una diferencia de unos 2200 puntos entre el Dow Jones y el Ibex 35 con lo que está clarísimo que uno de los 2 índices nos engaña; el Dax alemán nos va a alcanzar de un momento a otro y esta descorrelación en los índices puede ser una fuente de futuros problemas de arbitraje.
Las recomendaciones de siempre de las casas de análisis de valores son Telefónica, Repsol, Santander y BBVA para este año y para todos los años, como siempre.
Prácticamente no voy a tocar valores este año y sólo operaré en el mercado de futuros que es lo que mueve el mercado de contado; te proporciona una liquidez diaria y pagas o ingresas diariamente pérdidas o beneficios. Sigo vendido en el Dow Jones jugueteando diariamente con 30-40 puntos esperando una corrección semanal de 400-500 puntos que hagan descender del cielo a muchos valores americanos. La economía americana es la única que mejora gracias a los estímulos estatales y a la gran deuda que soporta Obama pero no es capaz de crear empleo al mismo ritmo que mejoran sus datos macro. Estamos llegando a un punto en que las empresas optimizan tanto los recursos que prescinden del factor humano y eso ocurre gracias a internet, los móviles y toda esta nueva tecnología tipo Facebook que nos rodea. Yo no tengo Facebook y debo de ser de ese pequeño porcentaje que no está conectado a través de la red continuamente.
En la serie "Amar en tiempos revueltos" podemos comprobar cómo se forjó este país y es que en 30 años han desaparecido un montón de ocupaciones que ganan a las que se han creado y el estado de bienestar llegó a un punto en el que el consumismo fue una de nuestras principales actividades diarias; el comercio tradicional va desapareciendo al mismo nivel que proliferan las grandes superficies y las tiendas por internet y el sector hostelero, base de este país por su gran número, se tira de los pelos por la ley antitabaco de este gobierno dictatorial. Aquí hace falta un cambio pero las alternativas no son muy buenas; hace falta alguien nuevo con mucho espíritu y vocación de gobernante, no los mismos políticos de hace 15 años que son los que vemos por la tele cada día.