domingo, 6 de julio de 2008

Reflexiones del domingo

Si empiezas a navegar por la red encuentras multitud de conceptos a través de los cuales puedes tener o elaborar una opnión sobre la inversión a realizar. Uno puede ser el valor contable de una empresa, su precio teórico, su PER, su ratio de caja, de deuda, su autocartera, su composición accionarial...en definitiva, son complementos que puedes añadir tanto al análisis fundamental como al gráfico pero nunca al análisis sentimental del cual soy creador.
La famosa "cartera para mis nietos" está ahí y pienso seguir acumulando en algún título componente de ella pero no se en cuál, la verdad.
Escuchando ayer el penoso debate en el programa "la noria" te das cuenta de que no tienen ni idea de cómo está la vida en la calle; el problema es que ayer, primeros de mes, las tiendas y terrazas estaban llenas, lo que sí me fijé, que el aumento de la población inmigrante, aporta ya un 30-40% del gasto, cosa impensable hace tiempo. La gente vive al día y no se preocupa del futuro venidero y la herencia que estamos dejando llegará a ser como en Japón donde se traspasan las deudas de generación en generación. Los tontos, es decir, personas como yo, que si tenemos 10, nos compramos coche de 6 y piso de 20 o alquilamos, según esté la economía y según merezca la pena meterse en hipoteca, estamos condenados a pagar los desastres hechos por ¿¿¿"la gente normal"???.
Puede que mañana entre en Iberia o en General Motors.